iBuffet

No solo de pan vive el hombre…

Gracias, Phelps

with one comment

Michael Phelps

Michael Phelps

 

En sólo una semana hemos visto una demostración absoluta del poder humano, de la entrega, del sacrificio, del trabajo en equipo y de la gloria en su máxima expresión. Alguna vez nuestros hijos, nietos y bisnietos hablarán de un nadador norteamericano que era capaz de todo…

BEIJING — El cubo está lleno de gloria, Emana sonidos, alientos, suspiros y le da gloria a la brazada, a la patada y al oleaje que provoca su paso por el agua. Verlo es como ver a un “pez”, con largos brazos, con las manos anchas y con la espalda que asemeja un motor fuera de borda que rompe a 80 nudos y que destroza a quienes le persiguen, mientras las moderna pizarra del centro acuático no se cansa de señalar que se trata de un récord mundial.

El domingo 17 de agosto del año 2008 quedará inscrito para siempre en la historia del olimpismo y no sólo debe o puede ser considerado como un antecedente matemático, sino que habrá que darle todo el crédito a la labor de un hombre y de un equipo.

La octava medalla de oro, los siete records mundiales y sus escasos 23 años son elementos suficientes para consagrar a Michael Phelps como el gran atleta de Beijing y uno de los grandes de todos los tiempos en el olimpismo.

Y no sólo se trata del hombre, sino de lo que emana su figura desde la piscina.

Michael Phelps

Michael Phelps

Phelps siempre estuvo listo para nadar y para ser mejor en cada ocasión y cuando parecía que sus condiciones no alcanzaban para cumplir con el reto su equipo estuvo ahí para darle el “empujón” que necesitaba. En dos ocasiones definitivas de su camino a las ocho doradas, Phelps contó con el apoyo incondicional de sus compañeros, destacando la labor de Jason Lezak, quien salvó materialmente la prueba del 4×100 estilo libre, superando al equipo francés por apenas algunas centésimas y este domingo, en la prueba final, los 4×100 combinados, el mismo Lezak nadó con maestría en los últimos 100 metros para darle forma a la hazaña.

Me parece que es temprano para medir los alcances y la capacidad de Phelps. No sólo por el hecho de que solamente tiene 23 años y que aún podría presentarse para los Juegos Olímpicos de Londres 2012, sino que el tamaño de su proeza será alaudido por las futures generaciones del deporte.

Tan sólo habrá que agradecerle al destino la oportunidad que nos brindó de poder verlo, sentirlo y apreciarlo.

Written by marcopako

agosto 17, 2008 a 5:38 pm

Una respuesta

Subscribe to comments with RSS.

  1. Has descrito muy bien cada sentimiento que provoca Phelps. Simplemente va más allá, va donde otros no pueden llegar. Es un hombre extraordinario, un hombre humilde, y un superhombre dentro de la piscina. Además tiene la suerte de los campeones que le permite ganar dos oros por menos de dos centésimas. Simpletemente el mejor.

    wheresporthappens

    agosto 18, 2008 at 11:35 am


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: